Artículo:verano y deporte


El verano es una extraordinaria época para realizar deporte. Aunque la limitación de la fibromialgia impide un ejercicio, intenso, el verano invita a paseos, aquagym o un refrescante baño en el mar.


Veranear no es sólo descansar. Muchas personas dedican su tiempo de recreo a realizar todo tipo de deportes: natación, senderismo, rafting, voley-playa y muchas otras actividades físicas. Practicarlas con precaución, con la debida preparación y en las condiciones más adecuadas se convierte en algo indispensable para disfrutar y mantener nuestro estado físico.

La playa es uno de los lugares en los que se pueden practicar más variedades de ejercicio. Aunque este lugar sea de descanso, no está exento de riesgo si no anda con cuidado. Se deben tener en cuenta factores como el sol y la deshidratación, y además son frecuentes las irritaciones oculares por la introducción de arena en los ojos.

El voley playa es uno de los deportes más practicados en los últimos años- es evidente que no por personas con fibroomialgia; sino por la población en general-; las personas que se entretienen así, sobre todo los no iniciados, corren un importante riesgo de deshidratación. Es recomendable beber líquidos y no jugar en los momentos en los que las temperaturas en la playa son más altas. Además, es bueno jugar con gorra y gafas para evitar las insolaciones y que entre arena en los ojos.

Las personas que prefieren correr o pasear por la playa pueden sufrir rozaduras o ampollas en los pies si no están acostumbradas. Es aconsejable no correr por playas con grandes desniveles, pues así no se verá afectada la alineación del eje tobillo-rodilla-cadera, lo que puede llevar a lesiones muy molestas.



Pero en verano no sólo existe la playa y hay quienes prefieren pasear por la montaña. Actividades como el senderismo o el montañismo han aumentado considerablemente entre las personas que buscan la tranquilidad de la naturaleza. Entre las ventajas del senderismo se encuentran las cardiorrespiratorias o las musculares, aunque también se pueden padecer lesiones como esguinces o sufrir deshidrataciones.

En las salidas al campo se deben tener en cuenta otras patologías, como picaduras de insectos, ampollas y rozaduras, que pueden estropear un buen día de excursión; las primeras se solucionan llevando manga larga o mediante protectores contra insectos; y las rozaduras, con calcetines de algodón que eviten el contacto directo entre la piel y el calzado.

Para quienes permanezcan en la ciudad siempre quedarán las piscinas. En ellas se puede practicar la natación, que se aconseja para problemas de columna y para embarazadas, en especial en su modalidad de espalda. También son recomendadas para el mantenimiento de la salud y para el buen balance físico. Pero no todo son ventajas; algunas afecciones dermatológicas tienen su caldo de cultivo en las instalaciones de las piscinas: hongos, herpes y eczemas de contacto son afecciones que pueden aparecer en estos lugares, además de otros problemas relacionados con el agua clorada de las piscinas, como son las otitis y las reacciones alérgicas.


Bañarse con seguridad es fundamental: caídas, desmayos y ahogamientos pueden convertir un lugar de ocio y recreo en un peligro para la salud. Las zambullidas de cabeza son uno de los peligros más frecuentes. Lanzarse sin cerciorarse de la profundidad del agua o sin colocar los brazos extendidos sobre la cabeza puede provocar lesiones en el cráneo o, en el peor de los casos, en la médula espinal. Las zambullidas son la causa del 6 por ciento del total de las lesiones medulares.

También hay que tener especial cuidado con los niños pequeños, debido a que son muy sensibles al sol y pueden ahogarse hasta en profundidades de 20 centímetros. Por otra parte, las personas que no dominan la natación en situaciones de agobio suelen padecer estrés acuático, que supone un estado de angustia en el agua.

Otra de las patologías que se puede sufrir es la hipoxia, producida por la inhalación de una pequeña cantidad de agua. En caso de presentarse una hipoxia grave es imprescindible el traslado del afectado a un servicio de reanimación.



En cualquier caso, y para cualquier tipo de actividad física, hay que limpiar y desinfectar perfectamente cualquier todas las heridas, por pequeñas que sean. En caso que no se realice una cura es muy probable que se produzca alguna infección.

Bacterias como los estreptococos y los estafilococos son las causantes de la mayoría de las infecciones. Un caso más extraordinario es la infección con tétanos, sobre todo en el caso de cortaduras y roces con superficies oxidadas que pueden albergar el temido Clostridiun tetani.

Para evitar estas complicaciones se recomienda lavar muy bien las heridas, sobre todo las sangrantes, utilizar desinfectantes y, en casos graves, antibióticos. En sangrados importantes hay que tener en cuenta una posible exposición a contagio de enfermedades tales como el VIH o a la hepatitis B.

.




Bibliografía: archive.org y Diario Médico.


.

Descubre sobre esta web


Quienes somos

Esta web es es resultado del trabajo de tres mujeres que padecemos fibromialgia (Inés, María y Olga,) y que conjuntamente hemos elaborado desinteresadamente el contenido de esta web.  Aunque individualmente hemos aprendido mucho sobre esta enfermedad gracias a internet, no somos médicos, motivo por el cual sólo publicamos aquellos contenidos que provengan de fuentes fiables de información. Esperamos que esta web sea una herramienta de ayuda a todos los enfermos de fibromialgia y contribuya a la concienciación social sobre el reconocimiento de esta enfermedad.

.

.


Participa en la web

¿Quieres ver publicado en esta web un artículo escrito por ti? Escríbelo, mándanoslo, y lo publicaremos con tu nombre. Puedes escribirnos contándonos tus experiencias personales respecto a la enfermedad, tus inquietudes o sentimientos, o sobre terapias que hayas realizado para intentar paliar en la medida de lo posible los efectos de la enfermedad. También puedes escribir sobre investigaciones realizadas, estudios o distintos puntos de vista del ámbito médico relacionados con la fibromialgia y el SFC. No publicaremos artículos que promuevan intereses propios profesionales o económicos de ningún tipo.

Leer todo